4 Cosas que hemos aprendido del Covid

El Covid19 ha arremetido con fuerza contra la humanidad como un tsunami.

Pero aunque pueda parecer una desgracia o un contratiempo, también es una valiosa lección de vida que podemos aprovechar ahora cuando las aguas se calman.

La flor que crece en la adversidad, es la más hermosa de todas.

Mulan

Estas son cuatro valiosas lecciones que hemos aprendido:

  1. Que podemos vivir más despacio.
Ciudades desiertas.
Casi todas las ciudades del planeta tenían este aspecto

Cada uno de nosotros ha enfrentado el confinamiento de una manera distinta, pero ha habido un elemento en común: El mundo se ha movido más despacio de lo que acostumbraba, hemos podido comprobar que de hecho, nuestra calidad de vida aumentó durante el confinamiento, nos dio tiempo a desarrollar habilidades, practicar hobbies o simplemente pasar más tiempo con la familia. En resumen: Descubrimos que podemos vivir sin estar inmersos en un frenesí constante.

  1. La importancia de hacer ejercicio y llevar una vida sana.
Chica preparándose para entrenar.
Comenzamos nuevos hábitos

Algunos descubrimos el valor que tienen actividades tales como salir a correr, a montar en bici, o simplemente a dar un paseo. Incluso comenzamos a ejercitarnos en casa y lo convertimos en un hábito, lo que nos benefició física y psicológicamente.

Otra de las tendencias que se pudo apreciar fue la de aprender a cocinar, lo cual a la larga será beneficioso para el medio ambiente, ya que según Greenpeace, el 10.5% de los residuos generados en cada bolsa de basura son envases plásticos.

De modo que al reducir el número de alimentos ultraprocesados que consumimos no solamente estaríamos cuidando nuestra salud, sino la del medio ambiente también.

Al finalizar el confinamiento se pudieron notar las diferencias entre quienes optamos por una vida sana y quienes lo pasaron de forma sedentaria.

Descubrimos también que coger el coche o la moto solamente sirve cuando hemos de cubrir largas distancias o llevar peso, y que al evitar su uso nos ahorramos una cantidad importante en combustible cada mes.

  1. Que tenemos un impacto excesivo en nuestro entorno.
Un zorro recorriendo libremente Pripyat, así sería el mundo sin nosotros.
Pripyat es el mejor ejemplo de la naturaleza retomando su lugar

Durante el confinamiento vimos vídeos en Youtube de animales campando a sus anchas en medio de las ciudades, corzos, ciervos, jabalíes e incluso pumas.

No debería de sorprendernos ya que en las últimas décadas hemos confinado a los animales en pequeños rincones, en 2018 se comprobó que los animales salvajes habían reducido sus desplazamientos entre un 30 y un 50%, lo que precisamente provocaba un mayor riesgo de contraer nuevas enfermedades.

  1. Descubrimos que todavía podemos salvar al planeta.

En solamente dos meses de confinamiento global el planeta pudo comenzar a  sanar las heridas que le infligimos durante  las últimas décadas.

En Venecia las aguas se volvieron tan claras como el cristal, y gran cantidad de ciudades se deshicieron de la niebla química que las cubría.

En Madrid, las autoridades municipales informaron que los gases de efecto invernadero se habían reducido un 57% entre marzo y abril, y un estudio de la la Universitat Politécnica de Valencia constataba que los cielos españoles estaban de media un 64% más limpios.

Si logramos esto en dos meses, ¿Qué podríamos lograr reduciendo nuestra actividad todo un año?

No busques un vehículo de 2021, lo más probable es que no encuentres ninguno.

Durante esta misma semana en 2019, el 11 por ciento de los vehículos en los descampados eran del 2020. Este año, solo el 2 por ciento de los vehículos en el concesionario son de 2021.

POR COLIN BERESFORD Traducción: José Manuel Miana

Fuente: https://www.caranddriver.com/news/a33646212/2021-model-year-vehicles-scarce

19 DE AGOSTO DE 2020

PLATAFORMA SPENCER VIA GETTY

  • Los inventarios de modelos para el próximo año están muy por debajo de lo que estaban el año pasado como resultado de los retrasos en los anuncios de nuevos modelos y en la producción.
  • Los problemas con los inventarios de vehículos, tanto nuevos como de ocasión, se han convertido en un problema común en los concesionarios de todo el país en los últimos meses.
  • La rotación de vehículos nuevos que llegan a los descampados de los concesionarios se ha retrasado, pero la década de 2021 pronto podría ser más abundante en los concesionarios.

ANUNCIO – CONTINUA LEYENDO ABAJO

La primavera pasada, los fabricantes de automóviles retrasaron los anuncios de nuevos productos debido a la incertidumbre; En ese momento, no se podía saber cuándo las fábricas podrían volver a la producción o cómo se vería afectada la demanda de vehículos nuevos por una recesión en gran medida sin precedentes. Ahora que algo parecido a la normalidad ha regresado a la industria automotriz, los vehículos del año 2021 están llegando a los concesionarios, pero mucho más despacio y más tarde que el año pasado.

PRESIÓN PANDÉMICA

¿Buscas una buena oferta en un vehículo? Sé flexible.

Las ventas de coches nuevos caen por segundo trimestre consecutivo

Durante esta misma semana de 2019, más del 11 por ciento del inventario de vehículos nuevos en los descampados de los concesionarios estaba compuesto por modelos de 2020. Actualmente, solo el 2 por ciento del inventario actual son modelos del 2021, según un análisis de Cox Automotive.

Están un poco atrasados. Los trabajadores administrativos están atrasados en la planificación de las renovaciones de los modelos; las fábricas han tenido dificultades para acelerar la cadena de suministro, dijo Charlie Chesbrough, economista senior de Cox Automotive, a Car and Driver. “Creo que algunos de ellos son los mismos fabricantes que acaban de decir: ‘No introduzcamos nuevos problemas, intentemos volver a la producción de nuestros vehículos antiguos'”.

Chesbrough también señaló que los distribuidores están teniendo más dificultades para obtener el nuevo inventario del año pasado en comparación con el año anterior. Actualmente, el 2,3 por ciento de los vehículos nuevos vendidos como nuevos son de 2019, mientras que el año pasado, solo el 1,6 por ciento eran de 2018.

En los últimos meses, los problemas con los inventarios de vehículos han pasado a primer plano en los concesionarios de todo el país, tanto con vehículos nuevos como de ocasión. Los vehículos más caros se han visto particularmente agotados, ya que los compradores con mayores ingresos se han visto menos afectados por la recesión económica en comparación con aquellos con menores ingresos. Las camionetas de tamaño mediano, como la Toyota Tacoma y la Chevrolet Colorado, son las que están bajo mayor presión.

Al mismo tiempo, la demanda de vehículos de ocasión se ha recuperado rápidamente. Esa demanda se ha visto agravada por los compradores del mercado de vehículos nuevos que están optando por comprar un vehículo de ocasión porque no pueden encontrar lo que buscan. El mercado de ocasión está experimentando una recuperación espectacular: Los vehículos de ocasión estaban casi intactos al comienzo de la pandemia, y ahora prácticamente están volando de los descampados de los concesionarios, dijo Jessica Caldwell, directora ejecutiva de conocimientos de Edmunds.com, en una nota.

No obstante, ahora que los fabricantes de automóviles han vuelto a la producción casi completa y han revelado sus líneas de modelos de 2021, se espera que los descampados de distribuidores pronto tengan un nivel más cercano a la normalidad de los modelos de 2021. “Mi conjetura es que empezaremos a ver más actividad normal de renovación de modelos del año,” dijo Chesbrough. Creo que lo veremos como un retraso continuo a lo largo del otoño, frente a lo que es normal en esta época del año.

Los jóvenes se adaptan a la realidad post Covid.

Los cambios en la economía tras la pandemia provocan que la juventud reoriente su vida laboral.

La historia se repite más que los ciclos de una lavadora, cada cierto tiempo hay una catástrofe que nos cambia como sociedad.

Y el Covid ha sido esa catástrofe.

Lo que para muchos ha sido una desgracia, para otros representa la posibilidad de cambiar, de innovar, de reorganizar sus prioridades y florecer.

Esta situación es el huracán Katrina de la economía. Lo ha dejado todo patas arriba, ha arrasado con todo, y nos ha dado una gran oportunidad para construir de cero de una manera más colaborativa.

En algunos casos, ese cambio se ha dado hacia la administración de contenidos y la traducción de textos, dos campos que aunque parezcan estar saturados, siempre permiten crecer profesionalmente.

Esto es aún más cierto ahora que la economía está cambiando hacia un modelo más digital, y por tanto más centrado en la comunicación.

Van a nacer una multitud de proyectos que necesitarán lanzar su mensaje al mundo, y con el mensajero adecuado, triunfarán.